Martínez-Amador: “En Guatemala las estructuras del narcotráfico están intactas. Capos van y capos vi

El jueves 17 de octubre, el cartel de Sinaloa demostró al gobierno mexicano su poder de respuesta y organización; si se suma a esto el veredicto de un jurado en Estados Unidos que encontró culpable de narcotráfico al hermano del expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, obliga a pensar qué tanto ha penetrado el narco en un país como Guatemala.


David Martínez.Amador, analista asociado red de investigadores INSUMISOS Latinoamericanos con sede en México, dice que en Guatemala se han descabezado las estructuras del narcotráfico, pero eso no significó que los grupos dejaran de trasegar porque siguen habiendo capos. Agregó que el Estado es el responsable de que algunas comunidades guatemalecas protejan a los narcotraficantes, porque las desatendió y al hacer esto creó vacíos de poder. “Y los vacíos de poder nunca quedan vacíos”.


¿Los sucesos de Sinaloa, México, evidencian que en ese país gobierna el narcotráfico?


Confirman la asimetría de poder que existe entre el narcotráfico y el Estado mexicano.  Eso es lo grave.  El poder informal, se impone al poder formal.  Las fotografías muestran un automóvil armado con un Si, esto es un “Ma Deuce”, y estos no se compran en tiendas de armas para ciudadanos privados en Texas. Tiene que venir de las FF.AA. en una forma u otra. Se puede penetrar vehículos blindados. Muy efectivos también en contra de helicópteros si el operador es experimentado.  Ante esta situación el gobierno mexicano decidió liberal al detenido, bajo el argumento de salvaguardar vidas humanas, evitar muertes innecesarias.  En términos reales esta decisión es moral. En términos de percepción es una decisión que genera críticas.  Pero México ha vivido una estrategia militar contra el narcotráfico que quiso proyectar la percepción de victoria cuando la realidad es otra.  Al margen de este operativo, México ha estado perdiendo la guerra contra el narco desde hace mucho tiempo.


¿Incidirá en los países de la región (temores) la muestra de poder que evidenciaron los comandos de los carteles que rescataron al hijo del Chapo Guzmán? 


Solo abonan a los temores ya existentes.  Sólo hay que recordar la brutal violencia que los Zetas desencadenaron en Centroamérica.  La región tiene muy claro, la brutalidad de los cárteles mexicanos.  Si, un comando como el que liberó al hijo de Joaquín Guzmán puede aniquilar el gabinete completo de un país centroamericano. Pero,  antes de crear escenarios de pánico, hay que recordar que no hay un escenario de mexicanización de la violencia del narco. Y esto es muy importante dejarlo en claro. La reacción del narco mexicano es resultado del comportamiento del Estado mexicano.  Y las capacidades del Estado mexicano no se repiten en la región.  Tampoco la estrategia.


¿Cuál podría ser la reacción de Estados Unidos al ver la debilidad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador? 


Vendrán apoyos.  Pero los apoyos no por fuerza son en términos de acrecentar arsenales militares sino en términos de apoyar la labor de inteligencia.  Lo que sucedió el jueves es un fallo de inteligencia del Estado. Se debía haber estado en capacidad de prever este tipo de reacción.


¿Se sentirán fortalecidos los carteles por este acto o podría crear una pugna entre ellos por demostrar cada uno su poder ofensivo?  


Los cárteles en México, que hoy en día son más células independientes que operan en esquemas menos piramidales, siempre han estado empoderados.  No hay nada nuevo. Sin embargo, esto es una victoria en términos de percepción.


¿Se puede inferir que lo mismo puede estar sucediendo en la región centroamericana, si se parte del caso del hermano del presidente Juan Orlando Hernández de Honduras y otros sucesos en la región? 


No, no es lo mismo. Hay diferencias.  En América Central es claro que los cárteles llegaron al nivel presidencial con toda facilidad. En México, no hay evidencia “dura” de que los cárteles han llegado al nivel del Ejecutivo Federal, si bien el testimonio de Joaquín Guzmán pretende evidencia esto. Por el otro lado, México vive una disputa de rutas y territorios debido a la fragmentación de los carteles.  En Centroamérica los Carteles no están disputando rutas ni territorios razón por la cual no se replica la violencia del caso mexicano. Las diferencias es importante mostrarlas.  En medio de esta diferencia es importante reconocer que el narcotráfico ha penetrado los regímenes políticos con mucha fuerza en ambos lares.


En este contexto ¿Cómo se podrían leer las capturas y extradición de algunos guatemaltecos, así como el caso de Mario Estrada y los alcaldes que se dice dominan ciertas zonas que son utilizadas para trasegar?


Jubilaciones no voluntarias.  Pero las estructuras están intactas.  Ese es el detalle.  Se han descabezado las estructuras pero eso no significó que los grupos dejaran de trasegar. Capos van y capos regresan.


¿Qué podría estar sucediendo con el trasiego que se efectúa en Guatemala, partiendo de la cantidad de avionetas que han sido descubiertas y lo que se sabe pasa por tierra? 


Una política indirecta de “cielos de coca” , donde se articulan facilidades muy claras para el ingreso de estas aeronaves.  Hay una escasez de tecnología, y la poca que hay,  no se usa completamente.  Obviamente hay una colusión muy fuerte.


¿Qué tanto se han ganado los narcotraficantes de Guatemala el apoyo de algunas comunidades, a partir del hecho de que algunas no les han permitido el ingreso a las fuerzas de seguridad?


Las comunidades se transforman en el marco pretoriano de defensa.  Y el único culpable es el Estado, al desatenderlas y crear vacíos de poder.  Los vacíos de poder nunca quedan vacíos. Donde el poder formal del Estado no se encuentra o se retira,  actores informales (como el narcotráfico) subplantan al Estado formal logrando consolidar lealtades.  Esto sucede en términos de proveer beneficios públicos concretos o, con base al temor y violencia.


¿Qué significa que el Ejército haya encontrado cultivos de amapola en la región de las Verapaces, así como algunos narco laboratorios? 


Significa que el país pasa de ser “puente”  y se transforma en productor.  Esto significa una nueva forma de comprender al país desde la posición de Estados Unidos. Significa la colusión de autoridades cercanas para proteger estas zonas y permitir el florecimiento de los narco laboratorios.  Significa también un escaso control en puertos,  ya que por allí de forma legal arriban los precursores químicos.


¿Qué lecciones dejan estos hechos de Sinaloa a las autoridades guatemaltecas? 


La mexicanización de la violencia del narco no se puede plantear cómo un fenómeno dominó.  Las estructuras guatemaltecas no son los grandes cárteles mexicanos. Tampoco existe una estrategia basada en la militarización del narcotráfico que obligue a estas estructuras a conseguir arsenal que supere al Estado.   El “narco” en Centroamérica está muy cómodo, no tiene razones para ejecutar este tipo de violencia.  Segundo, lo que sucedió en Sinaloa es resultado de la detención del hijo de un capo histórico, de uno de los cárteles más grandes.  Eso no pasa todos los días y menos en Centroamérica. Es importante no ser alarmistas.

4 views